Round 1: ADN vs Burocracia

El día que se tiene una idea, es un día importante. El día en el que te pones a conspirar para sacar esa idea adelante, has dado un paso más. El día que llevas un montón de papeles al registro de asociaciones de la Comunidad de Madrid y te das cuenta de que en internet no ponían todos los documentos que luego te iban a pedir, es otro día importante, un día en el que para que te de tiempo todo haces un remix de Benny Hill con Misión Imposible, te lo pones de fondo en la cabeza y te pones a dar vueltas por el centro de Madrid como un loco.

Esto es lo que nos pasó el día que quisimos dar de alta la Asociación Diversidad y Naturaleza.

Habíamos quedado a las 11:00 Helena y yo (Jorge) para llevar todos los papeles que habíamos impreso y registrar por fin nuestro proyecto en la Comunidad de Madrid. Entramos en el edificio y fuimos a coger el documento con el cual teníamos que ir al banco para pagar los gastos del susodicho registro. Al lado de ese documento había otro en el que se detallaban los documentos necesarios a presentar para registrar la asociación, momento en el cual casi nos da un infarto porque nos faltaban los DNI. Este pequeño desastre fue una mezcla de mala información en la página web y de ser unos pardillos, ya que si lo pensáis para cualquier cosa que hagas con la administración te piden una maldita fotocopia del DNI.

Aquí empezó nuestra odisea, ya que aunque con mi DNI y con el de Helena no íbamos a tener problemas porque los llevábamos encima, con el de Elena que estaba trabajando se nos iba a complicar la cosa. Elena no salía hasta las 12:30 de trabajar y el registro cerraba a las 14:00, en principio daba tiempo. Teníamos que conseguir que Elena nos mandase una fotocopia de su DNI por mail, imprimirla y llevarlo todo antes de esa hora, en principio sin problemas.

Estábamos un pelín agobiados por el contratiempo porque vivimos cada uno en una punta de Madrid y haber ido los dos al centro si al final no podíamos hacer todo lo que teníamos previsto iba a ser un fastidio. Mientras esperábamos a que Elena nos pudiese mandar su DNI por e-mail fuimos a pagar las tasas del registro. El primer banco que nos encontramos, de aquellos en los que se podía pagar, fue una sucursal del Santander donde pasamos y una señora con muy pocas ganas de ayudar, nos dijo que si no teníamos el dinero en efectivo (que era el caso) ni cuenta en el santander (que tampoco) que no podíamos pagarlo. Así que proseguimos nuestro paseo por la Gran Vía de camino al siguiente Banco, en este caso una sucursal de Bankia, donde una chica nos atendió con la amabilidad justa pero con mucha eficacia ya que tardamos 3 minutos, cola incluida. Increíble!!

Como aún nos quedaba tiempo decidimos preguntar en una sucursal de La Caixa por las condiciones para crear una cuenta allí para la asociación. Nos atendió un chico bastante agradable, que nos debió ver con cara de novatos porque, aunque fue muy educado, nos respondió a las preguntas con evasivas y poco más o menos que nos dijo que necesitábamos un aval para abrir una cuenta para la Asociación… O_o. Santander y Bankia habían quedado ya descartados así que seguimos nuestro camino.

El camino nos llevó a tomarnos un cafetito mientras esperábamos a que nos llegase el DNI. Esto terminó ocurriendo, aunque desgraciadamente no pudo ser como un documento escaneado como Dios manda porque cuadró que todas las impresoras y escáners de las oficinas donde trabaja Elena decidieron tomarse un día de vacaciones y no funcionar. Al final el documento que teníamos era una foto hecha con un móvil de ambas caras del DNI. Con esto y un bizcocho (más bien una muffin) nos fuimos a buscar un sitio para hacer fotocopias, no sin antes automandarnos la foto por e-mail ya que la original nos la había mandado Elena por whatsapp.

A todo esto era ya casi la 13:00 y el estrés empezaba a hacernos sudar. En la primera reprografía que encontramos no nos dejaron entrar a nuestro correo electrónico así que tocó buscar en el móvil (benditos móviles con internet) un sitio cercano donde poder hacerlo. Encontramos otra reprografía donde, esta vez sí, nos permitieron entrar en un ordenador y sacar todo lo que teníamos que sacar, de hecho fue un self-service total, lo único que hicieron ellos fue cobrarnos, el resto cosa nuestra, que para algo estoy hecho un profesional de la reprografía (guiño para Medtronianos).

13:15 y a la carrera Gran Vía arriba para llegar a tiempo al registro. Nos atendió por segunda vez (antes nos había resuelto algunas dudas) una funcionaria realmente encantadora, nos lo puso todo facilísimo, nos ayudó a rellenar lo que nos faltaba y nos dijo que si nos dábamos prisa por allí cerca había una sede de la agencia tributaria donde podríamos tramitar el CIF provisional para la asociación. Total que echamos otra vez a correr dirección Cibeles buscando la calle de la agencia tributaria que a ninguno nos sonaba. Vimos a dos policías militares en la puerta del edificio del ejército que hay justo en Cibeles y les preguntamos si conocían la calle, los dos chicos resultaron ser gaditanos y muy salerosamente nos dijeron que no tenían ni idea y nos señalaron a dos policías municipales que andaban por allí para que les preguntásemos a ellos.

Nos acercamos a los municipales y estos sí nos supieron indicar, también fueron muy majos. Ya casi eran las 14:00 cuando entramos en el edificio de la agencia tributaria en la calle de Montalbán, pasamos el control de seguridad, en el cual casi me tuve que desnudar porque entre móvil, llaves y hebilla del cinturón no paraba de pitar. Compramos el documento 036 y nos pusimos a intentar rellenarlo, pero estas cosas administrativas no son nada fáciles y en un trámite en el que tienes que rellenar 2 documentos, el sobre que compras viene como con 15. Así que cuando nos llegó el turno para presentar los papeles no los teníamos rellenados, por suerte, una vez más, la funcionaria que nos atendió nos ayudó a rellenar los documentos y nos dijo todo lo que teníamos que hacer. Aún así, tuvimos mala suerte y nos faltaba una copia original del acta de apertura de la entidad, así que después de tanta carrera hubo que esperar unos días más para poder pedir el CIF provisional.

Así Helena y yo con nuestra cara de novatos nos enfrentamos semi victoriosos con la burocracia. Desde aquí y en nombre de la Asociación queremos agradecer la amabilidad y eficacia de la funcionaria del registro, de la de la agencia tributaria, de los dos policías militares gaditanos y de los municipales que estaban en Cibeles. También agradecemos la eficacia de la chica que nos atendió en Bankia y no tanto la de los que nos atendieron en el Santander y en La Caixa que se lo podían haber currado un poquito más.

Anuncios
Categorías: asociación, burocracia | Etiquetas: , , | 1 comentario

Blog de WordPress.com.